Para recibir a Jesús resucitado, les proponemos terminar su sábado de la mano de este desierto.